Zoom -logo

Empleado de Zoom es acusado de trabajar con el gobierno Chino

Fiscales de EEUU acusan a un ejecutivo de Zoom de trabajar para el gobierno chino.

Un ejecutivo de seguridad del gigante de la tecnología de video Zoom trabajó con el gobierno chino para bloquear las cuentas de los estadounidenses e interrumpir las videollamadas sobre la masacre de 1989 de activistas pro-democracia en la Plaza Tiananmen, dijeron el viernes los fiscales del Departamento de Justicia. El caso es un golpe impresionante para Zoom, uno de los nuevos titanes más populares de la tecnología americana, que durante la pandemia se convirtió en una de las principales formas de trabajar, socializar y compartir ideas en todo el mundo. La empresa con sede en California tiene ahora un valor de más de 100.000 millones de dólares.

Pero el trabajo del ejecutivo con el gobierno chino, tal como lo alegaron los agentes del FBI en una denuncia penal abierta el viernes en un tribunal federal de Brooklyn, pone de relieve las amenazas de censura a menudo ocultas en un foro promovido como plataforma para la libertad de expresión. También plantea preguntas sobre cómo Zoom está protegiendo los datos de los usuarios de los gobiernos que buscan vigilar y reprimir a las personas dentro de sus fronteras y en el extranjero.

Los fiscales afirmaron que el ejecutivo en China, Xinjiang Jin, trabajaba como principal enlace de Zoom con los servicios policiales y de inteligencia chinos, compartiendo información de los usuarios y terminando las videollamadas a petición del gobierno chino.

Jin supervisó el sistema de video de Zoom para las discusiones de temas políticos y religiosos considerados inaceptables por el Partido Comunista gobernante de China, afirma la denuncia, y dio a los funcionarios del gobierno los nombres, direcciones de correo electrónico y otra información sensible de los usuarios, incluso los que están fuera de China.

Jin también trabajó para poner fin a por lo menos cuatro reuniones de video en mayo y junio, incluyendo llamadas de video conmemorativas con disidentes con base en Estados Unidos que habían sobrevivido a la represión de las fuerzas militares chinas que mataron a miles de estudiantes y manifestantes. El gobierno chino trabaja para censurar cualquier reconocimiento de la masacre, incluso en los medios sociales fuera de China.

Un portavoz de Zoom dijo en un comunicado el viernes que la empresa ha cooperado con el caso y ha iniciado su propia investigación interna. Jin, dijo la compañía, compartió “una cantidad limitada de datos de usuarios individuales con las autoridades chinas”, así como datos de no más de 10 usuarios con base fuera de China. Jin fue despedido por violar las políticas de la compañía, dijo la declaración, y otros empleados han sido puestos en licencia administrativa hasta que la investigación se complete.

En una declaración actualizada en el sitio web de Zoom, la empresa dijo que ha restablecido las cuentas de las víctimas y ya no permitirá que las solicitudes del gobierno chino afecten a los usuarios fuera de la China continental.

“Como el Departamento de Justicia de los Estados Unidos deja claro, cada empresa estadounidense, incluyendo Zoom y nuestros compañeros de la industria, se enfrenta a desafíos cuando hace negocios en China”, dijo la empresa en su declaración. “Continuaremos actuando agresivamente para anticipar y combatir los siempre cambiantes desafíos de seguridad de datos”.

No se pudo contactar a Jin para hacer comentarios. Aunque Jin vive en China y no está bajo custodia estadounidense, los funcionarios dijeron que podría ser transferido a Estados Unidos para enfrentar un juicio si viaja a un país que tiene un tratado de extradición.

El portavoz de la embajada china en Washington no respondió a las solicitudes de comentarios.

Este verano, los activistas de derechos humanos dijeron que sus cuentas de Zoom habían sido bloqueadas abruptamente poco antes o después de que habían realizado videoconferencias para conmemorar el 31º aniversario de las protestas de la Plaza de Tiananmen, una sangrienta represión capturada en la foto icónica de un hombre parado frente a un tanque chino.

Zoom dijo entonces en un comunicado que la empresa “debe cumplir con las leyes de los países donde operamos”. Aunque la empresa dijo que lamentaba “que algunas reuniones recientes con participantes tanto dentro como fuera de China tuvieran un impacto negativo”, la declaración decía que no estaba en el poder de la empresa “cambiar las leyes de los gobiernos que se oponen a la libertad de expresión”.

Zhou Fengsuo, un líder estudiantil durante las protestas de la Plaza Tiananmen, a quien se le canceló su cuenta pagada de Zoom este verano, dijo a The Washington Post el viernes que había trabajado con el FBI en el caso y que veía los cargos como “una gran noticia”.

“Es muy revelador para mí saber cómo esta empresa estadounidense, informaba directamente al Partido Comunista Chino e interrumpía nuestras reuniones regularmente en nombre del PCCh”, dijo. “Este ejecutivo trabajaba para el gobierno y la policía como agente de persecución, y Zoom le pagaba a este tipo por hacer ese trabajo.”

Los fiscales acusaron a Jin, también conocido como Julien Jin, de conspiración para cometer acoso interestatal. Jin, de 39 años, había trabajado en la compañía desde 2016, más recientemente como “Líder Técnico de Seguridad”, decía la denuncia.

Citando mensajes electrónicos entre Jin y otros empleados de Zoom, los agentes del FBI esbozaron una campaña de alta presión de meses de duración de la “Policía de Internet” de China para ver las videollamadas de los usuarios y suprimir las conversaciones no deseadas. En un mensaje de abril, Jin dijo que había sido convocado a una reunión con funcionarios del gobierno chino que exigían que Zoom desarrollara la capacidad de poner fin a cualquier “reunión ilegal” en el plazo de un minuto. En otros, Jin envió las contraseñas de la reunión y otros datos internos sensibles directamente a las autoridades chinas.

En la denuncia, los agentes del FBI dijeron que los empleados de Zoom en Estados Unidos habían aceptado un plan de “rectificación” del gobierno chino que implicaba la migración de datos de aproximadamente 1 millón de usuarios de Estados Unidos a China, sometiéndolos así a la legislación china. Zoom también aceptó, según la denuncia, proporcionar “acceso especial” a las autoridades chinas encargadas de hacer cumplir la ley y a las autoridades de seguridad nacional. En un mensaje citado en la denuncia, Jin escribió que las autoridades le habían pedido que compartiera listas detalladas de la “vigilancia diaria” de la empresa sobre “manifestaciones en Hong Kong, religiones ilegales” y otros temas.

Para poner fin a las comunicaciones de la Plaza Tiananmen, según la denuncia, los cómplices de Jin fabricaron pruebas de que su intención era hablar del abuso de menores, el racismo, el terrorismo y la violencia. Los conspiradores de Jin también introdujeron algunas llamadas con cuentas falsas que utilizaban imágenes de perfiles pornográficos o relacionados con el terrorismo, y Jin señaló esas imágenes como prueba para poner fin a las reuniones y suspender las cuentas de los anfitriones.

John Demers, el asistente del fiscal general para la seguridad nacional, dijo que la firma, como muchas otras que hacen negocios en China, se ha puesto en una posición difícil al operar en un país autoritario cuyas leyes y prácticas a menudo “van en contra de nuestros valores”.

“La empresa se centró en el cumplimiento de la ley china y las expectativas de las autoridades chinas”, dijo Demers. “Pero lo que pasó con el tiempo es que esas expectativas aumentaron. Así que va desde, ‘Bueno, responda a nuestras peticiones legales’, a ‘Debe tomar medidas en un minuto para cerrar cualquier acción en sus plataformas’ – no sólo en China, sino fuera – sobre temas de sensibilidad para el gobierno chino”.

Esa presión, señaló, se extiende a muchas industrias: citó la controversia del año pasado que involucró a la Asociación Nacional de Baloncesto, en la que el gerente general de los Houston Rockets tuiteó en apoyo de los manifestantes de Hong Kong, lo que llevó a una reacción violenta en China.

“El caso ilustra las decisiones que las empresas se ven obligadas a tomar cuando hacen negocios en China… [y] cómo el gobierno chino se aprovechará de la influencia que tienen para impulsar su agenda”, dijo. “Tienes un patrón consistente de que el gobierno chino utiliza la influencia económica – la oportunidad de acceder a los mercados, las inversiones extranjeras – con el fin de promover los objetivos políticos”.

John Scott-Railton, investigador del Citizen Lab de Toronto, dijo que el expediente mostraba cómo los gobiernos autoritarios han considerado cada vez más a las grandes empresas de tecnología como objetivos de inteligencia de máxima prioridad, maduros para la infiltración y el reclutamiento. Y señaló otro caso del año pasado contra dos ex empleados de Twitter acusados de espiar en nombre de Arabia Saudita, incluso enviando la información personal de miles de personas, incluidos críticos saudíes y disidentes destacados.

Según informa el sitio infobae, los cargos se anunciaron el mismo día en que la administración Trump añadió cuatro empresas chinas a la lista de entidades del Departamento de Comercio por permitir abusos de los derechos humanos dentro de China al proporcionar materiales para pruebas de ADN o equipos de vigilancia de alta tecnología al gobierno chino. Estaban entre las 59 empresas chinas que el Gobierno añadió a su lista de entidades de control de exportaciones, incluyendo empresas que han sido acusadas de robar secretos comerciales y de usar las exportaciones estadounidenses para apoyar al ejército chino.

Zoom se ha enfrentado antes a preguntas sobre cómo se protege contra el posible mal uso de los datos de vídeo por el gobierno chino, que censura los principales sitios web de noticias y medios sociales bajo lo que se conoce como “Gran Firewall”.

Esta primavera, Scott-Railton y otro investigador descubrieron que la empresa había enrutado los datos de los usuarios estadounidenses a través de servidores chinos, abriéndolos potencialmente a solicitudes de datos del gobierno chino. La compañía dijo más tarde que había enviado “por error” videollamadas americanas a los centros de datos chinos en medio de una avalancha de llamadas.

Zoom emplea a más de 2.500 personas en todo el mundo, incluyendo, hasta el año pasado, más de 500 en China que desarrollan el software instalado en las computadorasde todo el mundo.

El multimillonario director ejecutivo de la compañía, Eric Yuan, nació en China pero se mudó a Silicon Valley a finales de los 90, donde trabajó para la empresa de video WebEx antes de fundar Zoom en 2011.

La Comisión Federal de Comercio llegó el mes pasado a un acuerdo con Zoom, en el que la empresa resolvió las acusaciones de que había engañado a los usuarios sobre sus medidas de privacidad y cifrado de datos al aceptar nuevas normas de seguridad.

Las preguntas sobre los negocios en China se han vuelto más comunes a medida que una nueva ola de empresas tecnológicas chinas se ha ido haciendo más popular y aclamada a nivel internacional. TikTok, la popularisima aplicación de video corto propiedad de la empresa tecnológica ByteDance, con sede en Pekín, despertó sospechas de censura por parte de los usuarios el año pasado porque las búsquedas en el sitio relacionadas con temas suprimidos por el gobierno chino, como la masacre de la Plaza de Tiananmen o las protestas prodemocráticas de Hong Kong, mostraron pocos o ningún video.

Las directrices internas del sitio también imitaban las políticas de censura del gobierno chino, y los antiguos empleados de la empresa dijeron a The Post el año pasado que las decisiones clave de moderación de contenidos para los usuarios internacionales se tomaron en China. TikTok ha dicho que ha trabajado en los últimos meses para distanciar sus operaciones en EEUU de la sede central de la empresa en China.

Wang Dan, un disidente chino cuya llamada de Zoom en la Plaza Tiananmen también se interrumpió esta primavera, dijo que el caso mostraba cómo China podría amenazar la libertad de expresión de la gente en Occidente. “Interferir con la libertad de expresión de aquellos que se han asentado y vivido en los Estados Unidos en el exilio es … un grave ataque a la soberanía americana”, dijo a The Post. “El pueblo americano también debería prestar más atención a la amenaza del Partido Comunista Chino de la democracia americana.”

0 0 votes
Valora Publicación
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments