5G y conexiones entre vehículos y entorno, claves para la conducción autónoma

Shanghái (China).- Las redes de quinta generación (5G) unidas al estándar tecnológico C-V2X, que permite a los vehículos comunicarse con todos los elementos que lo rodean, serán clave para el desarrollo de la conducción autónoma, indicaron hoy representantes de la Asociación Automotriz 5G (5GAA).

Por ejemplo, la conjunción de ambas tecnologías permitirá que todos los vehículos que esperan en una intersección arranquen al unísono para reducir los tiempos de espera o que los camiones que van por una autopista coordinen su velocidad.

En un foro celebrado hoy por la 5GAA en el marco del Mobile World Congress (MWC) de Shanghái, el director de la sección de Desarrollo de Dispositivos Conectados de Audi en China, Zhe Wang, lo describió como la posibilidad de que los vehículos autónomos que se encuentran en una misma zona «alineen sus estrategias de conducción».

Aunque la visión a largo plazo es la conducción autónoma, en los próximos tiempos el objetivo que se marca la industria es la conectividad masiva entre vehículos y otros elementos y actores en las carreteras, lo que permitiría avisar instantáneamente a los conductores de peligros o situaciones adversas.

Zhe pronosticó que precisamente la «inteligencia» de los vehículos pesará cada vez más a la hora de que un comprador se decida por un modelo en concreto.

La misión del C-V2X («cellular vehicle-to-everything», en inglés) es que todos los que pasan por una carretera -ya sean vehículos, bicicletas o incluso peatones- estén conectados, algo para lo que, según el arquitecto de soluciones 5G de Intel, Soo Jin Tan, será necesario «crear una nueva generación de dispositivos de transporte» que puedan satisfacer sus diferentes necesidades.

REBAJAR COSTES

Otra de las cuestiones que los representantes del sector trataron en el foro es la reducción de costes, por ejemplo, en sensores para los vehículos: varios de los ponentes coincidieron en la capacidad de la computación en la nube y del despliegue del 5G en las carreteras para reducir el número de estos componentes en cada coche.

El director de Estándares Técnicos de Qualcomm, Yan Li, propuso situar sensores en los márgenes de las vías para que los vehículos puedan recibir datos de ellos.

Esto, según el director de Tecnología de Nokia Bell, Chang Jiang, también permitiría que los cálculos no tuvieran que ser efectuados por cada vehículo y así se reducirían los costes de actualización: «no puedes actualizar tu coche como si fuera un ordenador porque es muy muy grande y caro».

El jefe de estrategia para productos ‘wireless’ de Huawei, Tide Xu, también reclamó hoy subvenciones y políticas de apoyo para la industria con el objetivo de facilitar la «transformación» y, sobre todo, reducir el coste de las infraestructuras 5G para que se sitúe al nivel de su predecesor, el 4G.

Según Dory Yan, jefa de proyectos para el V2X de BMW, la diferencia que marcará el 5G es la capacidad de «mantener millones de conexiones en cada kilómetro cuadrado», lo que permitirá compartir en tiempo real datos como la situación del tráfico o actualizar los mapas.

Asimismo, también habilitará funciones como la conducción en remoto, con personas controlando los vehículos con un retardo de «milisegundos».

«TODAVÍA ESTAMOS LEJOS»

No obstante, todavía hay escollos que superar para que todas estas promesas se hagan realidad, y varios de los representantes de la industria hablaron hoy de la necesidad de establecer estándares comunes -no solo entre fabricantes sino también entre diferentes regiones geográficas- y de la posibilidad de que, en el futuro, se reserven algunos espectros concretos para el C-V2X.

Chang quiso rebajar las expectativas al reconocer que los conductores todavía se asustan por tecnologías como el frenado automático: «todavía estamos lejos de una conducción totalmente automática».

Para poder conseguirlo, el representante de la tecnológica finlandesa considera que la fiabilidad de la cobertura, el ancho de banda y la «predictibilidad» son «asuntos de vida o muerte».

«Debemos conseguir que las comunicaciones sean 100 % fiables, que los sensores perciban el 100 % y que haya una coordinación del 100 % entre vehículos», apuntó Yan Li.

Esto, según Dory Yan, permitirá una «muy rápida toma de decisiones» que servirá para «reducir en gran medida los accidentes de tráfico».

Para ello, operadoras telefónicas como China Mobile ya están desarrollando antenas 5G específicas para carreteras que permitirían una cobertura completa situándolas a 45 kilómetros de distancia entre ellas.

China es uno de los países líderes en C-V2X, con 16 zonas oficiales de pruebas y algunos modelos compatibles con esa tecnología ya en el mercado, lanzados tanto por fabricantes locales, como BYD, como por extranjeros como Ford.

vec/jg/ltm

0 0 vote
Valora Publicación
Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments