Probamos el Galaxy A53 5G: el móvil barato de Samsung sin apenas novedades

Hemos pasado unos días con el Samsung Galaxy A53 5G, un teléfono de gama media heredero del A52, que ya probamos en ABC el año pasado. No se puede decir que la empresa haya hecho grandes innovaciones respecto al modelo anterior, vamos a encontrar rendimientos similares en las cámaras, procesador y pantalla, que ya eran notables en la gama media en el 2021.

Una de las cosas que más nos ha gustado del teléfono es su diseño, sobre todo en los colores que no acostumbramos a ver, como el azul claro mate, con una perfecta integración de sus cámaras en la parte trasera que resulta muy agradable y diferenciadora. Un soplo de aire fresco en el mundo de los teléfonos móviles, donde todos ellos se parecen cada vez más siguiendo los patrones marcados por Apple.

El terminal resulta muy fino, ligero y cómodo de sujetar. Al no tratarse de cristal, no quedan huellas y es bastante más limpio, lo cual se agradece.

La pantalla OLED de 6,5 pulgadas con refresco de 120Hz ofrece buenos resultados y nivel de detalle, pese ser una pantalla 1080p. Se ve perfectamente incluso a plena luz del día gracias a los 800 nits de brillo. Debajo de la pantalla encontraremos el sensor de huella dactilar, que funciona de forma más ágil en el A52.

Las cámaras obtienen unos buenos resultados, es cierto, que los colores pueden parecer algo saturados, pero es algo que se lleva ahora y que podemos ver en todas las redes sociales, es cuestión de gustos. La principal de 64 megapíxeles, f/1.8 tiene OIS, o estabilización óptica, algo a lo que no estamos acostumbrados en la gama media. Eso ayuda a que, en condiciones de poca iluminación y en movimiento, las imágenes que se obtienen sigan siendo nítidas. Probablemente la estabilización sea la característica más destacable del teléfono. El gran angular de 12 megapíxeles, el macro de 5 megapíxeles y el sensor de profundidad completan el conjunto de cámaras. El gran angular ya es un objetivo casi obligatorio en cualquier teléfono y añade versatilidad a la cámara, no así el macro, que no es tan útil, y sustituye al teleobjetivo, algo muy común en la gama media.

DE INTERES
Tres razones para saber el por que deberías tener El nuevo Galaxy A53

La cámara frontal es de 32 megapíxeles F2.2, y gracias al procesamiento de imagen, los resultados son los esperados, similares a los del A52. El video 4K y 30 FPS es de buena calidad gracias a la estabilización óptica. Si bajamos la resolución a 1080p se puede aumentar la estabilización digital, perfecto en el caso de los videos grabados en movimiento, pero empeora en los entornos oscuros.

El procesador es un Exynos 1280 de 5nm Octa-core, con seis gigas de RAM, Samsung afirma que la velocidad del procesador es un 6% más rápida que su predecesor, los gráficos un 33% y el procesamiento neuronal ha mejorado un 43%. Lo cual está muy bien sobre el papel, pero en las pruebas, el procesador ha sido el punto más débil del teléfono, apenas hemos notado diferencia con su predecesor, e incluso había momentos en que el sistema iba lento y a tirones, no sabemos si era por la capa de personalización del sistema operativo de Samsung One UI 3.0 sobre Android 12, o por problemas con Exynos.

Otra de las grandes mejoras de este teléfono es la batería que pasa de 4.500 mAh a 5.000, lo que se traduce en casi dos días de uso continuado si le das un uso ligero al Galaxy A53 5G, y algo más de un día si el uso es intensivo. La carga es de 25W, algo baja comparado con lo que ofrece la competencia, aspecto en el que Samsung se ha quedado un poco atrás.

Samsung ha dejado en el A53 5G los puntos fuertes del Galaxy A52 5G, mejorando considerablemente la autonomía y el diseño de un terminal que, por debajo de los 500 euros, ofrece muy buenas prestaciones.

DE INTERES
Hackers piden 50 millones a Apple por imágenes robadas de los futuros MacBook

Dejar un comentario